Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Project MA [Normal]
Jue Mar 21, 2013 7:20 pm por Invitado

» Reino Magi {Normal}
Dom Mar 17, 2013 12:13 pm por Invitado

» TOXIC ACADEMY
Sáb Mar 16, 2013 11:10 pm por Invitado

» Toten Welt {Afiliación Normal}
Miér Ene 30, 2013 5:01 pm por Invitado

» Hetalia histórico [Afiliacion normal]
Lun Ene 28, 2013 10:42 pm por Invitado

» (El original)"Anime Internado NewBlood" ~Internado Escolar~
Sáb Ene 19, 2013 8:06 pm por Invitado

» "Internado Sacred Blood" ¤ Afiliacion Elite o Normal ¤ [Recien abierto ]
Sáb Ene 12, 2013 8:14 pm por Invitado

» Instituto Takemori {Cambio de botón}
Sáb Ene 12, 2013 10:08 am por Invitado

» Deneb project rol [Élite]
Vie Ene 04, 2013 4:08 pm por Invitado

NEW YORK - 2030.

Pokémon World Pokémon Ámbar DB WORLD Sherlock BBC Rapidus Terra Fuck Off Etherion Chronicles of Doomsday Endless Road Academy Dark Wind Black Love ES ES Inert Love
The Top 100 Dangerous Sites Sakurai Club Top List ROLTop4Us Sekai Anime Top List Kuroi Bara Top List

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Lacie Lockwood Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Lacie Lockwood Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Mensaje por Lacie el Dom Jul 08, 2012 2:36 pm


Lacie Lockwood

Bethencourt


Datos Básicos
Edad aparente: 17
Edad real: 241
Sexo: Femenino
Sexualidad: Heterosexual
Raza: Bruja
Nacionalidad: Inglaerra.
Empleo/Ocupación: Cantante.


Descripción Física
Lacie es una chica de estatura media, quizás un poco bajita: 1,69m. Ser de complexión delgada y fina, a demás de ser bastante pálida y pesar tan poco, es lo que le da un aspecto frágil y indefenso, lo que es verdad a su manera. Ella es frágil; sus huesos son fáciles de romper y su piel de quebrar, a demás de que le salen moratones a la mínima, pero eso no quita que no lo aguante.
Su cara es de fracciones pequeñas y bonitas, con la misma apariencia frágil que todo su cuerpo. Los ojos los tiene grandes y profundos, de un pálido color azul cielo casi cristalino. Casi siempre tiene la mirada perdida, y muchas veces le han dicho que sus ojos son amenazadores a la par que tiernos, pero la verdad es que es raro verla reflejar alguna emoción en estos. Están enmarcados por pestañas largas y curvadas y unas cejas finas que mayoritariamente están tapadas por su cabello.
El pelo lo lleva largo, a la altura de los tobillos, ya que le crece bastante rápido y para ella es una molestia cortarlo. Cuando le empieza a molestar al caminar lo único que hace es recortarlo lo justo. Eso es lo que hace que en doscientos años no haya cambiado de peinado. Este es de un color ceniza casi blanco, que depende de la luz puede verse rubio o totalmente lechoso. No se lo arregla mucho, normalmente el único ornamento que tiene suelen ser dos trenzas a la altura del pecho.
Spoiler:



Descripción Psicológica
A pesar de haber vivido bastante, hay que decir que es bastante nueva en el tema de las relaciones sociales. Ha vivido aislada o rechazada mucho tiempo, y nunca se ha relacionado ‘‘bien’’ con alguien debido a que siempre ha tenido que guardar el secreto para que no la intentaran quemar. En este siglo ha intentado relacionarse más ya que ya no está bajo peligro de muerte, pero las costumbres son difíciles de cambiar.
Uno de sus posibles rasgos más destacables es probablemente su indiferencia hacia todo. Vive para ella y solo para ella, y cree que es mejor no involucrarse mucho en los asuntos y ser siempre un mero espectador. No hace nada que no le otorgue un beneficio, que en el mayor de los casos es la diversión, ya que no se preocupa mucho por el dinero. Si alguien le parece divertido, encontrará la manera de estar con él hasta que se canse, metiendo las narices en asuntos ajenos, pero siempre sin involucrarse demasiado.
Otra de sus características es su forma de pensar. Su lógica hace que sume 2+2 y le den decimales, pero no porque sea tonta, sino porque es todo lo contrario. Hacer siempre lo mismo siempre da los mismos resultados, así que siempre busca otro enfoque d las cosas. A pesar de eso se equivoca la mayoría de las veces, pero siempre tiene un plan B.
La última y seguramente la menos destacable de sus características es su indudable energía cuando algo le interesa. Si se propone algo en serio, lo más probable es que lo haga. Pero si el tema no le llama la atención, puede estarse todo el día tirada en el sofá durmiendo. Cuando se propone algo puede llegar a ser muy calculadora, analizando cada detalle, como si miles de preguntas se alzaran en su interior. Porque eso es lo que pasa cuando algo le interesa, y no es del tipo de persones que dejan algo a medias.
Lacie disfruta manipulado y volviendo loca a la gente, hasta el punto que una conversación con ella puede llegar a ser agotadora en cierto punto. Aun así, parece que solo disfruta haciéndolo con gente que de alguna manera se lo merece, o gente tan manipulable que los usa para su propia diversión.
Según testimonios populares, ella puede ser tan cálida como fría; como estar tan cerca y lejos a la vez. Eso se debe a que intenta ayudar y dar su cariño, pero siempre sin involucrarse más de lo que cree necesario o divertido, a demás de que es tan propensa a la ironía como al sarcasmo, pasando por el humor negro.
Aunque su rostro muestre una expresión, como alegría o tristeza, sus ojos raramente cambian. Solo cuando va a hacer o planear algo, bastante gordo en su mayoría, sus ojos adquieren un intenso color o brillo que los hace parecer diferentes.

Gustos & Disgustos

GUSTOS
• Las cosas dulces, en especial las que a demás son blanditas, como los bollos de crema.
• Resolver problemas y/o enigmas, pero solo los difíciles.
• La gente manipulable.
• Hacer apuestas.
• La mayoría de música.
• Los vestidos de su época.
• Le apasionan los venenos.
• Los gatos persas (con mucho pelo), los cuervos y las lechuzas.

DISGUSTOS
• Las cosas picantes y que cuestan de masticar la desesperan.
• Los chicles.
• Las gafas de sol.
• La hipocresía.
• El heavy metal, el reggaetón y el rap.
• Los teléfonos móviles, los ordenadores y cualquier cosa electrónica.

Virtudes & Defectos

VIRTUDES
• Al haber estado bastante tiempo en un circo, es bastante elástica y rápida, con equilibrio y elegancia, por así decirlo.
• Cocina bastante bien.
• Se puede decir que aprende rápido.
• Canta muy bien.

DEFECTOS
• Tiene una letra horrible y dibuja aún peor.
• A veces habla como una abuela, cosas del tipo: ‘‘En mis tiempos esto no pasaba’’.
• No es nada ordenada, lo pierde todo (o casi todo).
• Tiene una manera de ser que le crea muchos enemigos.
• Sabe tocar el piano, pero lo hace fatal.
• Se coordina mal por la izquierda.

Secretos & Miedos

SECRETOS
• No ve por el ojo izquierdo a causa de una piedra que le tiraron de pequeña.

MIEDOS
• Tiene fobia a los espejos.
• Los coches, motos o cualquier transporte que no vaya con caballos.
• Su familia.

Habilidades
• Puede convertirse en cualquier animal, pero solo de forma momentánea.
• Sabe hacer pociones y encantamientos (magia indirecta) que solo puede hacer con un grimorio y tiempo: tipo dormir o congelar a alguien, pasando por convertirlo en sapo. En batalla no sirve de mucho.
• Manejo de armas, desde cuchillos o navajas a pistolas o arco, pasando por todo tipo de bastones o guadañas. Tiene buena puntería, pero solo con las flechas, es muy mala con las pistolas.
• Puede hacer que aparezcan rosales azules: normalmente los hace salir de su cuerpo, metiéndolos en la tierra para inmovilizar o crear un muro, ya que son muy resistentes. También los puede usar para espiar por debajo de la puerta, defenderse o atacar, pero esto último menos porque muchas veces las espinas no son muy útiles para algo que no sea hacer rasguños o pinchazos.

Debilidades
• Toda su magia, se desvanece en cuanto cae inconsciente o de debilita, menos la indirecta, las pociones y encantamientos. Con el tiempo también se debilita, dándole una media de quince o treinta minutos.
• Las pociones y encantamientos requieren mucha energía, y hay algunos en los que se corre peligro de muerte.
• No ve por el ojo izquierdo.
• Tiene límites. La magia es igual a energía, y si usa mucha puede pasarse bastante tiempo durmiendo, y si se pasa morir directamente.


Historia
¿Que es lo que pasa, cuando el hijo que tu marido y tu tanto esperabais resulta ser un ser tan horrendo como monstruoso a los ojos de la humanidad? ¿Qué harías tú? [...] Vamos, responde, es más fácil de lo que parece. [...] ¿No? Te lo diré: Deshacerte de él. [...] Buh, te dije que era fácil, es culpa tuya por no acertarlo.
El invierno de 1789, Woodlin era un pueblo en pleno progreso. Estaba a camino de convertirse en una gran ciudad como el Londres de la época, gracias a la Iglesia. Ahora te preguntarás, ¿como hace una Iglesia que un pequeño pueblo vaya camino a ser capital? Pues la verdad, no con métodos éticos y moralmente correctos, precisamente. Ju, ju, ju... ¿Te puedes imaginar? [...] De acuerdo, ya he visto que no eres muy listo. Pues lavándoles el cerebro a sus habitantes: ''Seguid e camino que nos marca la palabra de Dios que nos hemos inventado y moriros de hambre para enriquecer el pueblo, y lo más importante, a la iglesia. '' [...] ¡Zopenco! No lo decían así, por supuesto, pero es lo que hacían. ¡Ha, ha, ha, ha, ha! Ojalá hubieras estado allí, querido mío, ¡era tan divertido! [...] De acuerdo, voy a dejarme de tonterías y explicar la historia de una vez. Mira que eres soso. ¡Hum!


Esa misma estación de ese mismo año, más concretamente el 3 de enero, nació el tan esperado hijo de los condes de la zona, los Lockwood. Estos vivían muy cerca de Woodlin, y eran los que más lavado el cerebro tenían, pero no explotaban sus riquezas, si no las de sus subordinados. Bueno, hay un fallo; no nació un niño, sino una niña. Una niña maldita. ¿Y que es un niño maldito? Pues alguien que no está bien visto por la iglesia, una especie de monstruo nacido de una maldición, en resumen. O eso fue lo que les dijeron a los pobres padres en el bateo.
Ahora tendrías que insertar aquí lo primero que he dicho. No se molestaron ni en encontrarle un nombre a su descendiente, ya que la iglesia les dijo que no lo hicieran, que cada conexión que los uniera sería una desgracia para ellos. Tampoco se molestaron en matarla, solo la dejaron en el primer rincón que encontraron, que casualmente era la plaza principal de Woodlin. ¿Y qué hace una maldición de 2 meses, en un pueblo en el que no ir a misa todos los domingos era castigado con la muerte? Seguramente morir de frío o hambre, o las dos cosas.


Pero si hubiera sido así no tengo ni idea de que hago yo -una persona bastante ocupada- explicando una historia que no nos lleva a nuestra encantadora Lacie de 241 años. ¡Y qué bien que se conserva! Parece que tenga solo 17. Ya me gustaría a mí, que con mis 2.059 años, no tener que pasarlo tan mal para no envejecer. [...] ¿Que no lo hago bien? Habló el idiota que es más feo que un sapo. Ahora cállate, para que pueda continuar. [...]

Lo que pasó fue que una tonta jardinera viuda, tan idiota como los padres que la habían abandonado, la recogió salvándola de un mal final. Bueno, tampoco es que tuviera un cartelito que dijera que era un ser en contra de la iglesia, y que si lo recogías firmabas tu sentencia de muerte. Porque eso es lo que hizo Margaret White esa noche. Así que la pequeña niña creció sus cuatro primeros años bajo el nombre de Lacie White. No fue ni bateada ni celebró la comunión -menos mal-, debido a que Margaret había perdido a su querido esposo por culpa de la iglesia y ahora no se fiaba un pelo de ella. En la época tampoco estaba bien visto una madre soltera, así que tampoco salían mucho de casa. Esos fueron las factores del destino -o de la suerte- que hacen que esta historia sea tan divertida. ¿Que hubiera pasado si uno solo de estos factores hubiera cambiado? Nada bueno, o al menos para ella.
No se sabe si fueron los chismes de las vecinas, una monja curiosa o algún pajarito traicionero, pero la cuestión es que a los oídos de los curas llegó algún mensaje que les llevó a pensar que la Sra. White era una hereje satánica, o algo por el estilo. Fueron a su bonita casa y la registraron, encontrando a la pequeña desgracia que había criado y la arrestaron por contradecir las enseñanzas de Dios. Como también he dicho antes, no es que tuviera un cartel que lo pusiera. Lacie escapó y llegó a tiempo el día siguiente para ver la decapitación de mamá. Fue un poco triste como se puso a llorar, es verdad. La hubieran descubierto si no fuera porque media plaza también lloraba por ''toda la maldad que hay en el mundo''.
Cuando huyes de algo que está por todas partes, no puedes hacer nada más que quedarte en el sitio y esperar entender porque la gente huía y te tiraba piedras cuando tu llegabas, o porque habían matado a tu madre. Le costó tres años descubrir aquello. Tres años de no tener a donde ir, de no tener nada salvo tu ingenio para robarle al frutero y evitar que una monja te llevara con ella para exorcizarte. Y la única respuesta que encontró fue bastante simple: ''Por miedo. ’’ Cuando descubrió eso se fue de ese sitio tan rápido como lo hubo asimilado. Y se fue lejos... a un circo. Los circos tienen gente que no dejarías jugar con tus hijos, y de la que seguramente huirías, si no fuera porque ofrecían espectáculo. Y lo más importante, no había ningún cura, monja ni nada que se le pareciera, solo quizás un fanático religiosos que andaba con zancos y recitaba el padre nuestro cada vez que salía al escenario. Por eso, pensó que quizás allí estaría bien.
Pensó, y solo pensó, ya que la rechazaron en los siete de ocho circos a los que acudió. Solo uno, el Greem Circus, la aceptó. Ese era un circo de gente que no tenía a donde ir, en su mayoría niños rechazados por sus padres por estar enfermos, o deformes. Niños que no podían mover las piernas -o simplemente no tenían-, de dos cabezas -o dos cuerpos-, con malformaciones; o lo que entonces era considerado satánico. No ganaban mucho dinero, ni ofrecían buenos espectáculos, ni eran todos felices bajo el techo de la aceptación. Solo tenían alguien con quien compartir esa tristeza. Bueno, al menos, ella era feliz. En cinco años empezó a actuar, y en otros quince lo dejó. ¿La razón? El miedo. El mismo miedo de los condes de Lockwood: el miedo a lo desconocido.
Pasaron los años, pero Lacie no envejecía, y a sus 25 seguía con el mismo aspecto de hace diez años. Eso provocó desconfianza, y empezaron a correr rumores de que ella le había vendido su alma al diablo para conseguir juventud eterna. Y como no, esos rumores también llegaron a las paredes de la Catedral Westminster, de Londres. El 8 de Mayo de 1814, Lacie fue juzgada y acusada de brujería, y condenada a perecer esa misma tarde, quemada. En el tiempo que estuvo en las cárceles de Londres, como cualquier persona que iba a morir, pensó en su vida. En verdad, sabía que el motivo de que estuviera así era por el miedo, pero nunca se había preguntado a qué. Así que se lo preguntó. Habían dicho que era una bruja y la habían acusado de tal, pero ¿era verdad? Bueno, no tenía nada que perder: si se equivocaba, moriría, y si no, también. Así fue como se convirtió en cuervo y salió volando por la ventana.

[...] ¿Que como lo hizo? Ni ella lo sabe. Que conste que has sido tú el que me ha interrumpido. [...] Te digo que yo no sé nada. [...] Ju... Bueno, puede que yo la ayudara un poco. Después de todo, la muchacha me cae bien. [...] Sí, ¿sabes que le sacó un ojo a su padre? [...] ¡Huy! Espera, que eso aún no ha pasado... Bueno... ¿Continuamos o qué?

No volvió al circo, ni se quedó en el pueblo, sino que volvió a Woodlin, como no, a pedir explicaciones. Había pasado tiempo, y la mayoría de gente pensó que se había muerto, así que nadie la reconoció. Empezó una nueva vida como Alice Bellshower, la supuesta hija de un conde de demasiado lejos para que se pudiera comprobar, la cual hacia un estudio de las brujas de la zona para su supuesto padre. La chica atrajo la atención de los condes de allí, los Lockwood, que ahora tenían un hijo de veinte años: Edgar y una hija de 12: Vanessa. La condesa, la verdadera madre de Lacie, había muerto hacía años asesinada por el hecho de traer al mundo deliberadamente la hija de un demonio, pero la verdad era que su esposo había encontrado una joven más bonita y agraciada que ella y se la quitó de encima como pudo.
No pasó más de un año, y Edgar se enamoró de su hermanastra, desconociendo totalmente ese hecho, pero ella jamás le correspondió. Tampoco pasó mucho tiempo más después de la declaración de amor que empezó a atar cabos, lo que fue difícil, porque los duques se habían encargado de que nadie se enterara. En ese mismo instante, Edgar tampoco se daba por vencido, e intentaba por todos los medios conquistar a ''Alice'', lo que no excluía invitarla al baile de su vigésimo segundo aniversario. Ella lo tomó como una oportunidad de acercarse a su padre, así que accedió. Pero sabía que no le iba a contar la verdad porque sí, así que pensaba chantajearlo manipulando unos documentos que podían hacer que él y toda su familia cayera en ruina.
El 19 de octubre de 1816, Lacie acudió al baile. Y a la que tuvo oportunidad, chantajeo al conde de Lockwood para que se lo contara todo. Eso sí, le aseguró que esa información no saldría de esa habitación y de la boca de su ''padre''. Entonces se lo contó: le contó que él hizo un pacto con una bruja a cambio de poder y riqueza, pero que no cumplió su parte del trato y como consecuencia había convertido a su hija en uno de los suyos. Él convenció a su mujer para abandonar el bebé, pero al cabo de los años ella quiso recuperarlo, así que se deshizo de ella y se volvió a casar con una mujer más idiota y guapa, que no lo contradijese. Al final de todo, añadió: ‘‘¿Y tu quien eres? ¿No decías que hacías una investigación para tu padre? ¿Y de que te va a servir si no puedes contar esto fuera de aquí?'' Entonces ella, que había estado escuchando obedientemente todo lo que le decía, solo dijo dos palabras: ''Tu hija. ‘‘
A continuación, le intentó matar, pero lo único que consiguió después de que Vanessa entrara a la habitación y llamara a su hermano, fue sacarle un ojo. Luego Edgar, horrorizado la apuñaló, hiriéndola solo levemente y separándole de su progenitor. Hubo una acalorada disputa sobre quien decía la verdad y quien no, y mientras que Lacie contó toda la verdad, creyeron a su padre, ya que ella ya les había mentido en una ocasión. Así que se fue volando, dejando solo una triste pluma de cuervo en su huida.
Pasaron los años y empezó a viajar en busca de información, más concretamente sobre ella, y lo que podía hacer. Pasaron cincuenta años, tal vez más, en los que se ocupó de educarse a sí misma. No estaba mucho tiempo en un solo sitio, ya que al no envejecer tan rápido era fácil descubrir su condición. Lástima que nunca encontró ningún libro de magia, ya que entonces la única manera de aprender brujería era a través de otra bruja. Aquí es donde entra Églantine Lemoine, una nigromántica de Le Havre, Francia. Ella vio y se dio cuenta de la verdad de Lacie, y decidió ayudarla a cambio de trabajar a sus órdenes durante diez años.
Lacie aceptó el trato y desde la primavera de 1897 a la misa estación de 1907 estuvo trabajando con Églantine y, en consecuencia, aprendiendo de ella. Los diez años se le hicieron cortos, ya que aprendió deprisa y quiso aprender más. Pero su maestra se cansó de ella, y temiendo que su propio aprendiz la superara, inventó mil excusas para que eso no pasara. Lacie se dio cuenta de ello, y en un intento de buscar algo que le llevara a una buena estrategia para conseguir sus propósitos, le robó el grimorio a esta. El libro no era del todo propiedad de Églantine, ya que había sido robado por ella a su dueña. Por eso, antes de que se diera cuenta, decidió aprender con el ejemplar hasta encontrar a la dueña de este y devolvérselo.
Pasaron los años, aprendió y aprendió y buscó información. Sabía muchas cosas, y no solo de magia, si no de ciencias y letras. Había tenido mucho tiempo para aprender, pero a pesar de recordar a su madre y todo lo demás como si fuera ayer, los conocimientos que adquiría se perdían en su memoria. Empezó a escribir libros, y dependiendo de sobre que trataran los vendía o se los quedaba. También escribió su propio grimorio, pero no encontró nunca a la propietaria del que tenía.
Seguía haciendo lo que había hecho toda la vida, y de pronto se encontró en pleno SXXI. Atraída por los rumores sobre el Génesis, viajó a la gran ciudad de Nueva York, pero no para quedarse la reliquia, sino para estudiarla.

Datos extras
• Ha tenido muchas malas experiencias con la mayoría de las razas del mundo, y cuando las recuerda se deprime.
• Siempre tiene alguna historia que contar.
• La mayoría del tiempo usa tacones para practicar equilibrio.
• Raramente usa pantalones.
• Sabe hablar 12 idiomas, de los cuales solo 6 aún perduran como lengua oficial.
• En todos o casi todos sus libros pone el nombre de ‘‘Lacie’’, y como tienen entre 150-10 años, los historiadores piensan que es un apellido de una familia de escritores.
• Todos sus vestidos son o lilas, negros, azules o blancos.
• Para ganar dinero siempre ha estado cantando, desde que tenía 25 años.

Nombre original del personaje: IA
Procedencia: Vocaloid 3



éste código ha sido creado por jessen de source code
avatar
Lacie

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 08/07/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ Lacie Lockwood Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ

Mensaje por Relene Le Rouge el Sáb Jul 14, 2012 4:25 pm

Ficha aceptada y cerrada.

_________________
i am a faithful servantl

avatar
Relene Le Rouge

Mensajes : 137
Fecha de inscripción : 19/03/2012

Ver perfil de usuario http://forbiddenrol.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.